sábado, 8 de diciembre de 2012

Biografía: Mandy, la Madre de Brian



Mandy nació allá por el año 16 a.C. en una ciudad de Galilea llamada Nazaret, dentro de la Tribu de David.

Su madre, Adira, regentaba una posada en la que rara vez se alquilaban las habitaciones para más de una noche.  Nunca conoció a su padre, pero sí a todos los amigos de su madre  (que eran muchos, y casi siempre distintos)

Poco sabemos de su infancia, salvo que vivió siempre con su madre y que se hizo muy amiga de su vecina, otra descendiente de la Tribu de David hija de un matrimonio algo mayor ya, Ana y Joaquín, a la que llamaban María.

Aunque no tenían mucho dinero, su madre logró con un profundo esfuerzo, desposar a Mandy con un judío rico de nariz aguileña, a la edad de 15 años… aunque Mandy tenía otros planes. Había conocido a un corpulento mercenario del ejército romano, de nombre Traviesus Maximus, que la encandiló y con el que aprendió todo tipo de travesuras. 

Traviesus siempre hablaba de su futuro en Roma en su casa del Foro… de su vida juntos dándose baños en leche de burra, rodeados de esclavos sacando brillo a las paredes revestidas de oro. No obstante, Mandy quedó encinta y, tras comunicárselo al mercenario, este se alistó voluntariamente para ir a combatir a La Galia. Mandy nunca se lo perdonó.

Tras ser repudiada por el judío con el que estaba desposada, se encontró con su amiga de la infancia María, quien también estaba encinta, pero en su caso por el Espíritu Santo, y su prometido, José, lo había comprendido y la había aceptado. De la envidia que le dio, Mandy tampoco se lo perdonó.

La madre de Mandy murió del disgusto, no sin antes dejarla a ella como gerente del “negocio familiar”. Mandy vendió la posada y decidió establecerse por su cuenta. Trasladó su negocio a su propia casa.

Por aquellos días el emperador dictó una ley que ordenaba hacer un censo de todo el imperio. Todos iban a inscribirse en sus respectivas ciudades. También lo hizo Mandy, que como era descendiente de David, salió de la ciudad de Nazaret de Galilea y subió a Judea, a la ciudad de David llamada Belén, para inscribirse en dicho censo. Estando en Belén le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, Brian, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había hallado lugar en la posada (con todos los inconvenientes que eso traía, como por ejemplo el allanamiento de morada por parte de gente que se quería postrar ante su hijo afirmando que habían sido guiados por una estrella).

Poco hay escrito sobre la vida de Mandy durante los 33 años siguientes… lo que sí que está claro es que se desvivió por sacar adelante a su hijo, a base de sudor y dolor de rodillas. El tiempo libre lo mataba en las lapidaciones, su pasatiempo preferido.

Siempre pensó que su Brian le había salido un poco tonto y pervertido, y cuando hablaba con las vecinas siempre afirmaba que eso le venía de padre.

El mayor disgusto se lo dieron el día que crucificaron a Brian… pero no por el trágico martirio, sino porque volvió a encontrarse con su amiga de la infancia, María. A su hijo también le crucificaban. Jajajajajajaja, se reía interiormente… pero esas risas se transformaron en envidia de la mala cuando se percató de que el hijo de María resucitaría a los tres días, y su Brian, como era más tontito, no.

A los pocos meses de la crucifixión de Brian, Mandy se retiró de la vida pública para evitar que los frikis que en su día seguían a su hijo continuaran dándola el coñazo. Hombre de la multitud 2 afirmó que Mandy había subido a los cielos en cuerpo y alma… pero creo que lo copió de otra religión.


 Fragmento tomado del Evangelio según Hombre en la multitud 38

2 comentarios:

  1. El Hombre de la multitud 2 y sus inventos...

    ResponderEliminar
  2. Haremos un pequeño remember del hombre 38 en la obra...

    ResponderEliminar